Algunos de los canes que visitan una clínica veterinaria en Cuenca se muestran intranquilos y nerviosos. La profesionalidad de sus profesionales les permitirá calmarlos y adecuar su comportamiento a lo que necesitan.

A menudo, se trata del miedo a lo desconocido o del malestar que experimentan por su enfermedad lo que produce esta alteración dentro de una clínica veterinaria en Cuenca.

Ahora bien, ¿qué debes hacer si tu perro se comporta con el mismo nerviosismo durante todo el día? Lo mejor es actuar desde el principio, cuando son cachorros, para bloquear ese tipo de comportamientos inadecuados cuanto antes.

En estos casos, conviene dedicar un tiempo determinado a jugar con el perrito, acompañarlo y hacerlo correr para que se fatigue. Recuerda que los perros son animales sociales por naturaleza, les disgusta estar solos. Cuando son tan chiquitines, mucho más.

Llegada la hora del descanso, debes dejarlo en su cuarto con la puerta cerrada e ignorar sus ladridos. Sin abusar, cuando se ha callado conviene entrar para darle una golosina. Tener paciencia y mantener la calma es imprescindible: si tú también te pones nervioso, acentuarás su alteración.

En general, los juegos muy activos, como correr tras una pelota, es mejor practicarlos lejos de casa. En el hogar, es preferible compartir actividades basadas en la obediencia canina, como pedirle que se siente o que se tumbe y darle premios a cambio.

El mercado ofrece algunos compuestos hormonales, aromáticos, que pueden generar una cierta calma. Se realizan, por ejemplo, con las feromonas que desprenden las mamás perritas mientras amamantan a sus cachorros. Ahora bien, no son productos milagrosos: sin una actuación dirigida a calmar la naturaleza intranquila de tu perro no te servirán de nada.

Si de verdad quieres lo mejor para tu perro, enséñale a ser más calmado. Y cuando se trata de vigilar o mejorar su salud, cuenta con nosotros: os esperamos en Centro Veterinario Trivet.