Se acercan muchas personas a una clínica veterinaria en Cuenca para preguntar sobre la correcta vacunación de sus perros. Por ello, y para que tengas la información siempre a mano, vamos a resumir los principales aspectos a tener en cuenta.

Al contrario de lo que muchas veces se piensa, los cachorros desde muy pronto deben empezar con su proceso de vacunación. Mientras pertenece a la camada, es la madre a través de la leche quien transfiere los primeros anticuerpos al pequeño. Sin embargo, estas defensas desaparecen con el tiempo si no vacunamos en los plazos adecuados a nuestra mascota.

Existen numerosas razas de perro y cada circunstancia particular puede variar el calendario de vacunación. Confirma siempre los detalles con un profesional de una clínica veterinaria en Cuenca.

El perro debe acudir a la vacunación en perfecto estado de salud, necesitamos que la inmunidad del cachorro sea la óptima para mayor efectividad de la vacuna. La desparasitación previa es un requisito crucial para conseguir el mejor resultado. Puedes encontrar distintos métodos para desparasitar a través de collares, sprays o pipetas desparasitantes.

El calendario general y aceptado es el siguiente:

- La primera vacuna se realiza al mes y medio de vida. Se vacuna contra el parvovirus (cuadros agudos de vómitos y diarrea).

- A los dos meses, se le vacuna con la primera polivalente (previene las más comunes infecciones, picaduras de mosquitos dañinos y hepatitis C) y un recordatorio contra el parvovirus.

- A los tres meses se le hace un nuevo recordatorio de las dos vacunas anteriores.

- Al cuarto mes, se le vacuna por primera vez contra la rabia.

- A partir de este momento, cada año es necesario poner un recordatorio de rabia y polivalente.

Junto a estas, existen otras vacunas opcionales como contra la leishmaniosis. No dudes en acudir al Centro Veterinario Trivet si tienes alguna duda. Estaremos encantados de cuidarle.