En nuestra clínica veterinaria en Cuenca muchos clientes tienen dudas acerca de la vista de sus perros. De hecho, es el sentido más desconocido. Existe la creencia de que los perros ven en blanco y negro o que sólo distinguen los tonos grises, pero no es así, los perros ven en color, pero de una forma diferente a la de los humanos. Los colores que mejor distinguen los perros son los cercanos al azul y al violeta. Los tonos verdes y rojos los ven grises, y los amarillos y naranjas los ven amarillentos. Así, es mejor es que le tires una pelota azul, porque la verá mejor entre el césped, que para él es de color gris.

Otra de las peculiaridades que te contamos desde Centro Veterinario Trivet es que los perros pueden ver de noche, gracias a una parte especial de su retina llamada “tapetum lucidum”. Su campo visual también es diferente, ya que les cuesta ver objetos situados a una distancia cercana (menos de 30 cm), los ven borrosos y por eso cuando le acercas una galleta, la olisquea o la toca. No tienen mucha memoria visual, y necesitan del olfato y del oído para recordar, de ahí que los perros no se fíen por completo de la vista.

Los perros nacen ciegos y sin oír, los únicos sentidos que le funcionan son el tacto, el olfato y el gusto. A los 15 días ya tendrán oído y empezarán a desarrollar la visión, que será completa a los tres meses. En el caso de los perros la ceguera no representa un problema demasiado grave, ya que sus otros sentidos, sobre todo el oído y el olfato le permiten adaptarse a la falta de visión.

Si notas cualquier problema ocular en tu mascota, en nuestra clínica veterinaria en Cuenca será atendido por nuestro especialista en oftalmología.