En urgencias veterinarias en Cuenca sabemos lo peligrosa que puede ser una piometra. Qué es y cuáles son sus síntomas es lo que te contaremos en este post.

La piometra es una infección uterina que se puede producir más frecuentemente en la perra, aunque también en la gata. Normalmente afecta a hembras NO esterilizadas mayores de cinco años y suele ocurrir unas semanas después de su último celo, aunque hay una forma especial (piometra de muñón) que puede afectar a hembras esterilizadas con remanente ovárico.

Se produce debido al aumento de progesterona que ocurre de forma natural tras el celo, tras una serie de cambios en el endometrio que favorecen el crecimiento de las bacterias.

Los síntomas que puedes observar van desde fiebre hasta falta de apetito, letargo, vómitos, aumento en la ingestión de agua y/o poliuria. En algunos casos también se puede apreciar agrandamiento abdominal o secreción vulvar purulenta.

Es una patología grave cuyas complicaciones pueden ser sepsis (infección generalizada), fallo renal, peritonitis… El tratamiento normalmente consiste en una cirugía de urgencia para extirpar el útero infectado junto a los ovarios, si bien, algunos casos especiales y más leves pueden tratarse de forma médica.

Por eso, lo más importante si notas cualquiera de estos síntomas será llevar a tu perra tu clínica de urgencias veterinarias en Cuenca lo antes posible para que, a través de una ecografía y analítica sanguínea, pueda confirmar el diagnóstico y la gravedad de la infección y aplicar el tratamiento adecuado.

En el Centro Veterinario Trivet estamos especializados en urgencias y contamos con servicio de hospitalización presencial las 24 horas.