Los animales se van a casa totalmente despiertos y andando por su propio pie, ya que el postoperatorio inmediato lo pasan en la clínica. Incluso si el caso lo requiere, se quedará hospitalizado con vigilancia las 24 horas. Con el objetivo de lograr una buena recuperación después de la cirugía, le recomendamos seguir las siguientes pautas:

- La herida suele ir tapada con un apósito que habrá que retirar en unas 24 horas (si le cuesta demasiado no dude en pasar por la consulta, se lo retiraremos encantados).

- Es posible que la herida sangre o supure. Si es mucha cantidad acuda al centro para que la evaluemos, pues no suele ser normal.

- Es necesario que el animal esté cómodo y permanezca en un lugar apartado, tranquilo y con luz tenue.

- Es conveniente alternar el descanso con breves períodos de paseo y animarle a utilizar su bandeja de arena (gatos) o el lugar habitual donde hace sus necesidades. Cuando salgan de paseo, utilice siempre la correa. No es conveniente soltarle hasta que no se le hayan retirado los puntos o el veterinario se lo autorice.

- No permita que su perro o gato se toque el vendaje o la sutura de la herida quirúrgica. En caso de ser necesario, se le puede colocar un collar isabelino.

- No permita que su mascota suba al sofá o a la cama, ni haga esfuerzos los primeros 10 días.

- En caso de llevar vendaje, intente mantenerlo limpio y seco el mayor tiempo posible. Si éste se moja puede afectar a la piel, por lo que es recomendable que acuda a la clínica para cambiarlo.

Las mascotas pueden tener menos apetito durante los primeros días posteriores a la operación. Siempre debe tener a su disposición agua para beber. Ofrezca a su mascota aproximadamente la mitad de la ración normal de alimentos y agua alrededor de dos horas después de regresar a casa.

Normalmente, la retirada de los puntos de sutura tiene lugar entre una semana y 10 días después de la operación, aunque puede haber variaciones específicas.