La vacunación es un acto clínico,​ es decir, no se limita a un simple pinchazo. Es importante valorar el estado de salud de nuestro gatito, así como que se encuentre desparasitado internamente​ de forma correcta antes​ de someterlo a un protocolo vacunal. Una vez comprobado esto, comenzaremos el protocolo de primovacunación:

  • A las 8 semanas de vida con una vacuna trivalente para el Herpesvirus, Calicivirus (ambos responsables de la rinotraqueítis felino, enfermedad muy común de las vías respiratorias altas) y Panleucopenia felina (enfermedad también frecuente de sintomatología digestiva). 
  • A las 12 semanas repetiremos esta misma vacuna y en el caso de que nuestro gatito salga al exterior y por tanto, pueda estar expuesto, inocularemos la primera dosis frente a leucemia felina, previa realización de un test sanguíneo para comprobar su estado seronegativo. 
  • En el caso de inocular la vacuna de la leucemia, ésta se repetirá a las 16 semanas. En gatos que vivan solos y que no salgan de casa, la vacuna frente a la leucemia no es necesaria. Para la vacuna de rabia​, en Castilla-La Mancha OBLIGATORIA por ley en gatos desde junio de 2014, comenzaremos a las 20 semanas y repetiremos un mes después.

Una vez terminada la primovacunación, haremos un primer refuerzo al año y después cada tres años.